José Luis Martínez Pereira, textos críticos


José Luis Martínez Pereira: textos críticos

Un autorretrato. El rostro, aplastado por los planos pardos de gorra visera, surge de otros planos variaciones de ocres, instituidos en angustiosa bufanda como hidra o áspid. Pudiera afirmarse que es autorretrato de la timidez, aunque todo nos ofrezca la imagen y el aliento de un pintor silencioso Profesor de Dibujo en el Instituto "Eusebio Da Guarda", nacido en Santiago en 1939, para navegar la vida bajo el nombre de José Luis Martínez.
Hace años, terminados sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de Valencia, a la sombra de José Amérigo, director un tiempo de aquella escuela, y de Gómez Pintado, quien sufrió ya el tránsito, expuso en la Sala del Palacio Municipal.
Conocí, entonces, a José Luis Martínez. Me interesó su pintura y seguí con interés su ascendente trayectoria. No haré ahora su ficha. En alguna página del catálogo para el cual escribo estas líneas, habrá de figurar.
Traigo aquí el recuerdo de aquella lejana exposición, porque buenas y piadosas gentes exclamaban ante alguno de aquellos cuadros ícaramba! ícaramba!.
Vinculo esta exclamación con Moreno Villa, el buen pintor y poeta, quien habla descubierto en la simetría la raíz de mucha iniquidad, porque algunos ateneistas madrilerlos, antes de la catástrofe, exclamaran también ante algunos de sus cuadros y poemas ícaramba! ícaramba!.
Ouizá todo esto importe poco. Y lo margino para intentar decir algo de la obra que expone José Luis Martínez, esperando que ante ella nadie diga ícaramba!, esto es, que nadie se sorprenda ni plantee impertinentes preguntas negativas, como es costumbre. Mala costumbre.

Laureano Álvarez Martínez
(Laureano Álvarez es poeta y crítico de arte)
Nueva Sala de Exposiciones Caixavigo