Perico Castro Couto

Perico Castro Couto: Textos críticos

    En la pintura de Pedro Castro, (Ferrol 1948) gravita la omnipresencia de un sugerente cosmos articulado mediante la conjunción de un repertorio de representaciones que proceden del imaginario medieval europeo, así como de símbolos e iconos que hunden su origen en la noche de los tiempos. Tradición e innovación conviven de una manera muy fluída y original, y en síntesis con un interés en testimoniar las profundas esencias de la historia de Galicia. Por ello, es difícil encontrar palabras para definir una producción pictórica tan atipica, que se sale tanto de lo habitual. Imposible de adscribir a la realidad, a la abstracción o al surrealismo e imposible de adscribir igualmente al clasicismo o la modernidad...
(Leer el texto completo)
María Fidalgo Casares. Doctora en Historia del Arte


A mensaxe das texturas e das sombras
Sempre alentou en Pedro Castro, Perico, a paixón polas pedras, pola súa textura, polos segredos que agochaban na súa superficie de séculos.
Lémbrome del, agarimando as antas dun dolmen situado nun outeiro, diante da Serra da Loba, procurando percibir pola pel a mensaxe gardada no silencio das rochas.

(Leer el texto completo)
Francisco X. Femández Naval


Perico Castro no Ateneo Ferrolán
Perico Castro Couto naceu 50 anos despois de Carlos Maside, pero o fixo para continuar a súa obra. Pedro é o Maside vivo.
Nas súas pinturas vemos temas de prehistoria, de arqueoloxía, de historia medievalů pero cada historia da para un conto, cada historia está chea de símbolos moi importantes para a nosa cultura e nesas obras está todo conectado.
Son historias que naceron hai moitos anos:

(Leer el texto completo)
Andrés Pena Graña


Perico Castro se inspira en la Edad Media
Ya la última semana de enero, todavía estamos digiriendo las navidades y sus excesos, y un mes menos de este 2015, y del mismo modo se clausura esta semana [...] en el Ateneo la exposición de Perico Castro que tiene como motivo principal las Cantigas de Alfonso X el Sabio.
(Leer el texto completo)
Juana P. Luna, crítica de arte de La Voz de Galicia